Ánimos

Una carta cualquiera, extraida al azar, encontrada en un andén, a la vera del camino, en una silla de buseta o entre un libro puede ser leida como si se tratara de un oráculo o, si lo desea, puede pegarla, dejarla, guardarla, regalarla, recortarla. Si está junto con otras más dentro de un sobre, es útil observarlas y compararlas, identificar lo que es común y lo que es distinto. Imaginar cartas ausentes.

La baraja completa es una máquina combinatoria, un universo de fragmentos de ideas, de tiempos, palabras e imágenes que pueden componerse, descomponerse y recomponerse una y otra vez. Redistribuir las cartas. Construir una historia desde relaciones establecidas y evidentes. Reorganizar. Separar, volver a juntar, enredarse. Dependerá del ánimo de cada quien cada cuando, del empécinamiento con el que busque lo que acá se dice o de la voluntad de disfrutar los pedazos por sí mismos sin necesidad de relacionarlos. Dependerá de si es el alma animal la que transcurre o si es el espiritu de las operaciones racionales.


Desarrollado por: MangleRojo     |     Año: 2010