Persistence

La evocación de San Andrés pasa en la mayoría de los casos por la persistente representación de un mapa claro en sus contornos de costa pero vacío en su interior. Con el cual se repite una y otra vez su semejanza a un caballito de mar que sirve de puente para hablar de lo hermoso de las islas, el mar de los siete colores y su paisaje caribeño, haciendo a un lado cualquier otra imagen de la cotidianidad isleña. Este vacío del mapa apoya la idea de una isla pequeña, de una grácil morona perdida en el mar, fácilmente abarcable con una vuelta.

Deja un comentario